Translate

miércoles, 10 de abril de 2013

CYBERBULLYING - GROOMING - SEXTING (Ciberacoso en la Red)

Hoy en día las TIC son el medio de comunicación más utilizado por la mayoría de nuestra sociedad debido a que cada día podemos acceder a ellas más fácilmente.

Las TIC nos reportan grandes beneficios, las utilizamos en el entorno laboral, para el ocio, como recurso educativo, etc. Nos permiten acceder a una gran cantidad de información y nos facilitan la comunicación con personas tanto de nuestro ámbito cercano como de otros lugares del mundo.

Pero a pesar de estos beneficios  debemos tener en cuenta que haciendo un mal uso de ellas estaremos expuestos a sus peligros, ya que a través de ellas, si no llevamos a cabo unos mínimos protocolos de seguridad, nuestra información personal estará al alcance de cualquier usuario de la red con las consecuencias que esto conlleva.

Según expone el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) en la guía “Protección legal de los menores en Internet”, en Internet podemos distinguir entre tres peligros potenciales: personales (riesgos de seguridad en foros, chats…), de contenido (acceso a archivos con contenido sexual, violencia…) y de adicción (muchas veces el uso de Internet genera dependencia).

En base a estos peligros han aparecido en nuestra sociedad nuevos términos tales como ciberbuylling, grooming y sexting; nuevas formas de delito en los cuales los ciberdelicuentes se aprovechan de la ingenuidad de los niños y de las facilidades que les ofrece la red para acceder a ellos y a su información personal tanto virtual como físicamente.




Ciberbullying


El ciberbullying o ciberacoso es la conducta que  se define como acoso entre iguales en el entorno TIC, e incluye actuaciones de chantaje, vejaciones e insultos de niños a otros niños, mediante los medios de comunicación como el correo electrónico, la mensajería instantánea, las redes sociales, la mensajería de texto a través de teléfonos o dispositivos móviles o la publicación de vídeos y fotografías en plataformas electrónicas difusión de contenidos, situando a los menores afectados, en indefensión y vulnerabilidad.

Sus formas de actuación son: colgar en Internet una imagen comprometida (real o efectuada mediante fotomontajes), dar de alta en la web una foto de la  víctima para votar a la persona más fea e inteligente, crear un perfil en nombre de la víctima con demandas  de contactos sexuales, dejar comentarios ofensivos en foros o participar en chats haciéndose pasar por la víctima, dar  de alta una dirección de correo electrónico para que sea víctima de spam, de contactos con desconocidos, usurpar la clave de correo electrónico, hacer circular rumores  de la víctima sobre un comportamiento reprochable, ofensivo…

Se caracteriza por ser una situación de acoso dilatada en el tiempo. No es un acoso de carácter sexual, (Sexual seria grooming) y las edades de las víctimas y los acosadores  son similares. Las víctimas y los acosadores tienen  relación o contacto en el mundo real, siendo el medio electrónico una segunda fase de la situación de acoso. El medio utilizado para llevar a cabo el acoso es tecnológico: telefonía móvil, redes sociales, plataformas de difusión de contenidos, etc.

Los riesgos para el menor víctima del ciberbullyng son diversos y suelen aparecer interrelacionados.

El Objetivo del  ciberbullying es humillar, molestar, intimidar, amenazar, ridiculizar, o insultar a un compañero mediante los medios electrónicos y de comunicación. En este tipo de ciberacoso las víctimas sufren consecuencias psicológicas y emocionales tales como la baja autoestima, depresión, angustia, actitudes auto o heteroagresivas, problemas de relación o de adaptación, etc.

Para evitar el ciberbullyng debemos utilizar seudónimos o nicks personales  para operar a través de internet, no publicar nuestros datos personales, revisar siempre el contenido a la hora de publicar nuestros archivos personales en la red, no aceptar ni agregar como contacto a desconocidos, evitar el envío de contenido a usuarios en los que no se confía. Ante situaciones de peligro o riesgo  debemos comunicarlo inmediatamente a los padres o tutores.




Grooming


El grooming no es otra cosa que el acoso sexual  que sufre un menor por parte de un adulto a través de la Red, medio a través del cual, el acosador, haciendo uso de estrategias o artimañas (perfiles falsos, edad ficticia, etc.), se gana la confianza del menor hasta el punto de hacerse tan amigo suyo/a que conseguirá que éste acceda a proporcionarle vía fotografía, webcam, videos, fotos o imágenes comprometidas  que, acto seguido, utilizará como arma intimidatoria para conseguir no solo más material de este tipo sino incluso encuentros sexuales físicos.

Para lograrlo, suele amenazar con el envío masivo a los contactos de la víctima, las imágenes y videos conseguidos de ésta; pero no solo a sus contactos, sino a sus familiares más cercanos (los padres), que es, al fin y al cabo, lo que más preocupa al adolescente.

Se trata de un acoso con un alto componente psicológico que puede llegar a tener consecuencias desastrosas en el menor, que aun accediendo en sus peticiones ve como el acoso no cesa jamás, incluso una vez se ha consumado el acto sexual, que de nuevo, para retener y controlar más a su víctima, ha sido grabado sin su consentimiento.

Frente a este tipo de ataques o amenazas a nuestros menores, hemos de intentar concienciar primero, desde su entorno más cercano, sobre la necesidad de evitar a toda costa abrir al mundo (que en el caso del niño/a seria su entorno de amigos conocidos y por conocer) su intimidad o privacidad (imágenes, videos, contraseñas, etc.) ya que ésta puede ser utilizada en su contra en cualquier momento. Además de esta concienciación, como medida física a adoptar, es muy recomendable, trasladar el ordenador a un espacio común y de acceso libre a toda la familia que frene, en la medida de lo posible, la aparición de dichas situaciones, ya sean fotos comprometidas, videos o materiales de similar categoría.

No obstante si se llegara a dar el caso y se produjera tal acoso, para evitar que éste vaya a más y concluya en una violación real, de antemano los padres debemos concienciar a los menores sobre el hecho que, para nosotros, ellos son lo primero y que pase lo que pase, hagan lo que hagan, siempre que necesiten auxilio, aunque lo que hayan hecho no esté bien o sea reprobable, deben pedirnos ayuda sin miedo absolutamente a nada, porque por encima de todo hemos de hacerles ver que todos nos podemos equivocar y ser víctimas de engaño y que no por miedo al que dirán o qué pensarán debemos sucumbir a ello.




Sexting


El Sexting consiste en el envío de textos, especialmente a través del teléfono móvil, de fotografías y vídeos con contenido de cierto nivel sexual, tomadas o grabados por el protagonista de los mismos. La gente practica el "sexting" para exhibirse, atraer a alguien, mostrar interés por alguien o demostrar compromiso. Pero el problema aparece cuando termina la relación, ya que la otra persona se queda con material muy comprometedor.

Entre los riesgos del Sexting podemos destacar las amenazas a la privacidad del menor debido a que los contenidos que uno mismo ha generado pueden acabar en manos de otras personas desde el momento en que salen de manos de su autor. Esto también conlleva riesgos psicológicos derivados de la exposición de la intimidad del menor.

La humillación pública puede llegar a constituir ciberbullying (en caso de que los compañeros del menor utilicen estas imágenes para burlarse) o sextorsión, ya que as fotografías o vídeos de contenido sexual constituyen un elemento para extorsionar o chantajear al protagonista de las imágenes.

Uno de los riesgos más graves del sexting es el riesgo físico, y se materializa sobre todo en la exposición a pederastas debido a la facilidad que les proporciona la geolocalización a la hora de llevar a cabo encuentros físicos.

Para evitar el Sexting es importante conocer el nivel de seguridad y privacidad de los dispositivos que utilizamos y aplicarlo de manera responsable. Nunca se debe ceder ante la presión ni el chantaje y debemos ponerlo en conocimiento de nuestros padres o tutores.
Para evitarlo no debes ser partícipe del sexting: no debes crearlo, ni reenviando archivos de otros, ni fomentándolo.




  
  1. Mantén tu equipo correctamente configurado y actualizado.
  2. Sé cuidadoso con programas que reducen los niveles de seguridad (Ej.: P2P, servidores Web...)
  3. Usa contraseñas fuertes (largas, con números y LeTrAs) y renuévalas periódicamente.
  4. Usa frases-recordatorio diferentes (respuestas secretas incoherentes, Ej: ¿Color favorito? Margaritas 33)
  5. No abras mensajes no solicitados: si parecen Spam, probablemente lo serán.
  6. No introduzcas datos en un correo-e o una Web sin la certeza sobre su origen, fiabilidad e intenciones.
  7. No respondas a correos no solicitados, ni para darte de baja (confirmarás que tu dirección está activa y te enviarán más Spam)
  8. Teclea siempre las direcciones Web, no pinches en enlaces de correos-e ni en Webs no confiables. Recuerda que las Web seguras empiezan con https:// y llevan un icono de candado en el navegador.
  9. Solicita y usa un certificado digital, DNI-e para identificarte, realizar trámites y asegurar tus correos-e.
  10. En salas de Chat o mensajería instantánea, no ofrezcas tus datos ni aceptes archivos no solicitados.
  11. Desde Internet, CD/DVD, pen-drives, etc. no abras archivos sin analizarlos con un antivirus.
  12. No reenvíes cadenas aunque el remitente sea conocido y sea cual sea el motivo.
  13. Si accedes a Internet en un equipo de uso público, no permitas que el ordenador recuerde tus contraseñas




Ante cualquier situación de ciberacoso, o para su prevención, podemos obtener información en diferentes páginas web como pantallas amigas  , página dedicada al uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías y el fomento de la ciudadanía digital responsable en la infancia y la adolescencia, o alia2 , entidad sin ánimo de lucro que trabaja para proteger los derechos de los menores en Internet, fomentando un uso seguro y responsable de la Red, entre otras.

También debemos tener muy en cuenta que ante la aparición de nuevas tecnologías siempre vamos a necesitar formación para hacer uso de ellas.




Para terminar, diremos que la demanda actual de los y las menores nos insta a toda la comunidad educativa a trabajar globalmente, porque debemos conseguir, por medio de la formación global de menores, padres, tutores y educadores, que cualquier menor que acceda a Internet aprenda a cómo prevenir situaciones abusivas, y en todo caso si padece alguna, sepa dónde tiene que denunciar sabiendo que recibirá el apoyo de toda la comunidad global.
.





No hay comentarios:

Publicar un comentario